jueves, 14 de febrero de 2013

Madama


Nuestro proverbial recelo y desprecio hacia nuestros vecinos del norte de los Pirineos convierte el francés “madame” (/madam/), que significa simplemente “señora”, en nuestra castellanización “madama”, que adquiere tintes algo más sórdidos: ‘prostituta’, ‘mujer que regenta un prostíbulo’ y, aunque con sentido irónico, ‘como fórmula de cortesía o título de honor, equivalente a señora’, además de ‘comadrona’, ‘partera’ y ‘mujer que atiende a otra durante el parto’ (en Argentina, Bolivia, Paraguay y Uruguay).

No hay comentarios: