viernes, 15 de febrero de 2013

Crowdsourcing (/kraʊdsɔːsɪŋ/)


Compuesto de “crowd” (“masa”, “muchedumbre”) y “source” (“fuente”), formado posiblemente por analogía con “outsourcing” (/'aʊtsɔːsɪŋ/), término ya existente en el lenguaje de la economía para designar la ‘subcontratación de servicios propios’. “Crowdsourcing” se utiliza en el lenguaje empresarial y publicitario en relación con la “externalización hacia el público” de tareas que normalmente realiza la empresa, pero que en un momento dado transfiere al público consumidor, que se convierte así en partícipe del proceso de producción o de popularización de un producto. Por medio de esta estrategia, los publicistas convierten a los compradores en protagonistas, creativos y diseñadores de los anuncios.
Teniendo en cuenta, por un lado, que “externalización” es un vocablo que no recogen los diccionarios normativos, y por otro que se trataría de una equivalencia demasiado pobre y poco transparente, D.ª Josefa Alvarado propone en la revista Puntoycoma equivalentes más condensados como “publicidad colectiva” o “producción colectiva”.
Al abrigo de este término ha surgido también la voz “crowdhacking” (/kraʊd'hækɪŋ/) o ‘acción de manipular la supuesta sabiduría u opinión popular para beneficiar a una determinada empresa o producto’, que podría traducirse como “falseo de masas” o “manipulación de masas”.

2 comentarios:

Raquel Reche dijo...

Me gustaría saber dónde has encontrado información sobre el término crowdhacking y de dónde has extraído la definición.

El último que apague la luz dijo...

Muchas gracias por su comentario, Raquel.

La definición del término «crowdhacking» está tomada del siguiente artículo de la revista Puntoycoma: http://ec.europa.eu/translation/bulletins/puntoycoma/127/pyc1273_es.htm