jueves, 31 de enero de 2013

Otros palabros (II): Meridianamente claro


Hoy que D.ª María Dolores de Cospedal ha copado la programación televisiva y radiofónica asegurando a todos los españolitos que «la posible veracidad de un dato no quiere decir que valide el papel que se ha publicado» (sea lo que sea que quiere decir ese galimatías), al mismo tiempo que anunciaba «acciones judiciales a nivel de partido (sic) contra quienes intenten algún tipo de chantaje (sic)» y la formalización de una declaración jurada de sus dirigentes (me imagino que lo jurarán por Snoopy, porque su palabra está más devaluada que la deuda pública española), los sabuesos del lenguaje hemos podido disfrutar con el repetido abuso de la expresión “meridianamente claro” por parte de tan ínclita señora.


Es natural que, con el trajín que conlleva lucrarse con la privatización (perdón, “externalización”) de la Sanidad española, los veinte automóviles de lujo que van a recoger a esta señora y a su séquito todos los días a la estación del AVE de Toledo (puesto que el 40 % de los altos cargos de Castilla-La Mancha residen y tributan fuera de dicha comunidad autónoma) y demás lindezas de nuestra entrañable “número dos”, no se haya dado cuenta de que estaba haciendo uso (y abuso) de un pleonasmo o redundancia (que no “rebuznancia”, aunque también podría ser). “Meridiano”, perteneciente o relativo a la hora del mediodía, ya significa “clarísimo”, “luminosísimo”, porque en esos momentos, con el sol en el punto más alto del horizonte, la luz de nuestra estrella alcanza su máxima radiación, sobre todo si nos encontramos en uno de esos tres jueves del año que relumbran más que el sol (Jueves Santo, Corpus Christi y el día de la Ascensión), cuando Dª Dolores aprovecha para lucir peineta y mantilla. Recapitulando: “meridianamente claro” equivale a decir “clarísimamente claro” (o “meridianamente meridiano”) que, paradójicamente, es justo lo contrario de cómo están (se ponga como se ponga a nivel de partido o al nivel que sea) las cuentas del partido que tiene en estos momentos las riendas de este país antes llamado España.

No hay comentarios: