viernes, 23 de noviembre de 2012

Mandatar


La agencia EFE asegura que se trata de un verbo apropiado en español, ya que los medios de comunicación lo utilizan a menudo. No es un gran argumento, pero veamos los ejemplos que aportan, ricos en ese uso anglicado de la voz pasiva tan del gusto de nuestros “piriodistas”: «Al menos 110 misiles han sido lanzados contra Libia en el primer día de la intervención “mandatada” por Naciones Unidas»; «Se resolvió por unanimidad “mandatar” a los legisladores oficialistas votar el proyecto alternativo que deja sin efecto la Ley de Caducidad»; «La ONU decidió “mandatar” a la OTAN para que interviniese en Libia»; «Afirmó que el Banco Central Europeo no está “mandatado” para actuar en el mercado cambiario con el fin de manipular a la baja la paridad con otras divisas»; «El Foro Consultivo sobre Biotecnología fue “mandatado” para evaluar los beneficios y riesgos de la biotecnología moderna».
Afirman asimismo que está correctamente formado a partir del sustantivo “mandato” y que, pese a no haber sido recogido aún por la Real Academia Española, sí figura en otros diccionarios, como el Diccionario de uso del español de América y España Vox o el Diccionario Clave, con los significados de ‘otorgar la capacidad de representación personal o la de gestión y desempeño de uno o más negocios’ y ‘dar un mandato’. No hay, pues, según la agencia EFE, motivo para tildar de impropio su uso, bastante extendido en los ámbitos políticos, diplomáticos y administrativos (todos ellos, como todo el mundo sabe, conocidos por su buen uso de la lengua).
Sin embargo, siguiendo el mismo razonamiento (el hecho de que esté correctamente formado a partir del sustantivo “mandato”), podemos indagar un poco más y observar que el significado de “mandato” es ‘acción de mandar (ordenar)’, luego sería suficiente con los verbos “mandar”, “ordenar”, “establecer”, “dar/conferir un mandato”, etc. para expresar todos los significados arriba expuestos, quedando claro que “mandatar” no es sino una deformación innecesaria que a muchos, en una de esas bromas pesadas del subconsciente, les recuerda a “maniatar”.
Otros ejemplos de esta horrenda palabra pueden encontrarse en la Resolución del Comité Confederal Extraordinario de UGT del 1 de febrero de 2011 («en interés de los trabajadores y trabajadoras [sic], “mandata” a la CEC para que proceda a suscribir el citado Acuerdo»), en el manifiesto de rechazo de CC. OO. a la supresión del Ministerio de Igualdad del 21 de octubre de 2010 («compromisos de igualdad europeos e internacionales que “mandatan” a los gobiernos al tratamiento de los temas de igualdad») o en el comunicado de CC. OO. en el Día Internacional de la Mujer Trabajadora del 5 de marzo de 2011 («un retroceso en las políticas de género [sic] y una ruptura con los compromisos que “mandatan” a los gobiernos al tratamiento de los temas de igualdad»).

4 comentarios:

Jotavander dijo...

Estoy de acuerdo con tu artículo pero me parece, quizá por experiencia, que la lucha está perdida desde que descubrí que gracias al verbo influenciar la sangre no fluye por las venas sino que fluencia por ellas, ni las opiniones ya no confluyen si no que confluencian y que podemos inventar nuevos verbos a partir de los sustantivos. como mandatar que posteriormente producirá el sustantivo mandatato que a su vez producirá el verbo mandatatar.
Con pocas palabras se escribirán largos artículos.

El último que apague la luz dijo...

Muchas gracias por su comentario.

Ni que decir tiene que soy consciente de que mi lucha contra el espanglish, los archisílabos y demás está perdida de antemano. No obstante, disfruto bastante con la publicación de estos artículos que, además, me sirven como acicate para seguir investigando sobre el tema.

Anónimo dijo...

Pues si eso de no ver que tratar de aceptar "mandatar" como correcto es darle entrada a otra aberraciones como "aperturar" cuando solo baste decir "abrir"

El último que apague la luz dijo...

http://aberracionesespanglish.blogspot.com.es/2014/05/otros-palabros-viii-aperturar.html