martes, 6 de noviembre de 2012

Concurso y reclamación de equipajes


Lamentables falsos amigos encontrados en el aeropuerto de LaGuardia (Nueva York), e inestimable ayuda otorgada por la autoridad portuaria de Nueva York y Nueva Jersey a la pequeña batalla que el oficio de traductor está librando contra el uso de traductores automáticos para según qué menesteres. Queda claro que dichas aplicaciones informáticas (perdón, software) son enormemente prácticas, e incluso indispensables hoy en día cuando navegamos por la Red, para hacernos una idea general de lo que dice un texto en una lengua desconocida.


Sin embargo, cuando se trata de que la traducción sea coherente e inteligible, conviene recurrir a la ayuda de un profesional, que sin duda habría evitado estas confusiones entre “concourse” /'kɒɳkɔ:(r)s/ (“vestíbulo”) y “concurso” (“competition”, “contest”, “quiz show”, “tender”), por un lado, y “baggage claim” /'bægɪdʒkleɪm/ (“recogida de equipajes”) y “lost luggage” /lɒst'lʌgɪdʒ/ (“reclamación de equipaje extraviado”), por el otro.

No hay comentarios: