miércoles, 18 de julio de 2012

“Necesidades” son “carencias” y no lo que las soluciona



El sustantivo “necesidad” se usa para indicar lo que falta y no aquello que cubre esta carencia.
No es inusual tropezarse con frases como las siguientes: «Los equipos de rescate se esfuerzan por proporcionar las “necesidades” básicas a los supervivientes»; «La empresa X ofrece “necesidades” concretas para diferentes sectores industriales»; «El problema es que no tenemos suficientes recursos para proporcionar las “necesidades” básicas a todo el mundo»; «Una dieta saludable es aquella que proporciona las “necesidades” diarias de energía a través de los alimentos».
En español, “necesidad” es la ‘carencia de las cosas que hacen falta para la conservación de la vida’ y, en sentido más general, la ‘privación de cosas que se precisan o se desean’. Pero se trata de la “carencia” o de la “privación”, y no de aquello que viene a llenar esa carencia.
Por ello no es apropiado acompañar este sustantivo, como en los ejemplos mencionados, de verbos como “proporcionar” u “ofrecer”, pues no se trata de “dar” necesidades a alguien, sino de “cubrirlas”, “satisfacerlas”, “llenarlas”, “cumplirlas”…, es decir, de conseguir que desaparezca la necesidad, la carencia.
Así, en todos los ejemplos tendrían que haberse evitado los verbos “proporcionar” y “ofrecer”, y en su lugar deberían haberse usado “cubrir”, “satisfacer”, “llenar”, “cumplir” u otro verbo de significado similar.

No hay comentarios: