martes, 6 de marzo de 2012

Leísmo nuevo

 

El miedo de los periodistas hispanohablantes a parecer vulgares está extendiendo en la prensa escrita un nuevo caso de leísmo que hasta ahora se circunscribía a la radio y a la televisión: el uso equivocado de “le” en lugar de “la” como complemento directo de personas femeninas.
Es alarmante la presencia en la prensa escrita de este tipo de leísmo que hasta ahora era solo un rasgo propio del español hablado. Empieza a ser habitual encontrarse con frases como: «la estrategia de Esperanza Aguirre en el contencioso que “le” enfrenta al alcalde», «pero a Blanca Marsillach lo que “le” tiene sin comer es…», «respecto a la ministra, el portavoz dijo que él mismo “le” llamó para tratar el asunto».
Lo correcto habría sido escribir «la estrategia de Esperanza Aguirre en el contencioso que “la” enfrenta al alcalde», «pero a Blanca Marsillach lo que “la” tiene sin comer es…», «respecto a la ministra, el portavoz dijo que él mismo “la” llamó para tratar el asunto».
Se trata en todos esos casos del uso equivocado de “le” o “les” en lugar de “la” o “las”, resultado del miedo a parecer vulgar al usar “la”, lo que conduce a un exceso de celo (conocido como hipercorrección) para hablar un español correcto: quienes así hablan o escriben temen caer en otro vicio conocido como “laísmo”.
Para no caer en ese error, hágase el ejercicio de cambiar el personaje femenino por uno masculino y comprobar que se usa “lo” y “los”; siempre que haya “lo” o “los” en ese tipo de frases, sus correspondientes femeninos son “la” y “las”.

No hay comentarios: