viernes, 16 de marzo de 2012

Fuentecillas manda


Desconocía hasta ahora esta rivalidad atávica y manifiesta entre dos de los barrios más ilustres de la ciudad de Burgos. Sin duda los cabecillas de ambos bandos deben de ser unas auténticas lumbreras, próceres del concejo destinados a sacar a todo el país de la pertinaz crisis en la que nos vemos inmersos, a tenor del gran uso del castellano del que hacen gala.
En esta ocasión nos deleitan con dos maravillosos calcos de los verbos ingleses “stink” /stɪɳk/ (“apestar”, “heder”) y “rule” /rʊ:l/ (“gobernar”, “dictaminar”, “trazar con una regla”, “administrar”, “controlar”), que el común de los mortales, calificativo en el que no se encuentran estos gigantes de la retórica, se limitaría a expresar con unos villanos “Los de Yagüe son los peores y los de Fuentecillas somos los mejores” o, de manera más zafia, “Yagüe es una mierda y Fuentecillas mola”.
¿Dónde quedaron esas maravillosas coplillas que se hacían antaño para expresar estas pequeñas rencillas entre barrios o localidades (“¡Pradoluengo es una rosa, Briviesca es un clavel y Belorado es un retrete para cagar todos en él!”) o esas divertidas mañanas de sábado cantando con Torrebruno aquello de “Tigres, tigres, leones, leones, todos quieren ser los campeones”?

No hay comentarios: