lunes, 5 de marzo de 2012

Bipear / Beepear


En la época en la que se utilizaban los “buscapersonas” o “buscas” (“bípers” en espanglish, puesto que el término inglés es “beeper” /'biːpə(r)/), se inventó este calco para referirse al hecho de llamar a una persona por medio de esta tecnología. Tras su desaparición, se vio que era una verdadera pena deshacerse de este verbo tan bello y cantarín, por lo que se decidió comenzar a utilizarlo para describir el acto de llamar al teléfono de otra persona pero sin esperar a que conteste, bien para avisar de algo (que no tenemos saldo y deseamos que nos devuelva la llamada, por ejemplo), bien para que la otra persona tenga nuestro número, etc.
Para este mismo concepto, que en España suele denominarse “hacer una (llamada) perdida” (mejor incluir lo de “llamada” para no dar lugar a confusión con la quinta acepción de “perdida” en el DRAE) o “dar/pegar un toque”, se utilizaban anteriormente las expresiones “timbrar” (de manera errónea, puesto que en castellano significa ‘poner el timbre en el escudo de armas’ y ‘estampar un timbre, un sello o un membrete’), “llamacuelga”, “pinchar” (Chile), “repicar” (Venezuela), “hacer una llamada misia” (Perú; en este caso parece que “misia” es un calco de “missed”, pero es que en Perú “misio” quiere decir ‘pobre, necesitado’), etc.

No hay comentarios: