jueves, 26 de enero de 2012

“Dimisionario” y “dimitido” no significan lo mismo


Para referirse a la persona que “dimite”, es decir, la que ‘renuncia voluntariamente a su cargo’, el término adecuado es “dimisionario” o “dimitente”, tal y como indica el Diccionario panhispánico de dudas, y no “dimitido”, que es el participio del verbo “dimitir”.
Así en frases como el «El director “dimitido” agradeció el apoyo a sus colaboradores», lo apropiado habría sido «El director “dimisionario” agradeció el apoyo a sus colaboradores».
Además del verbo “dimitir”, para referirse a alguien que renuncia voluntariamente a su cargo puede emplearse el verbo “cesar”, pero si a una persona se la hace “renunciar”, lo adecuado es usar el verbo “destituir” o la perífrasis “dar el cese”.

(Pregunta para los lectores: ¿cómo deberíamos llamar a la persona que “no dimite”, es decir, la que ‘no renuncia voluntariamente a su cargo’, pese a su más que probada incompetencia, su demostrada culpabilidad en casos de corrupción, su total rendición a los poderes fácticos (banca, mercados, FMI, UE, agencias de calificación y caciques varios) o su mala gestión y despilfarro con el dinero de todos? Existen símiles en la naturaleza, como “garrapata”, “rémora”, “parásito”, “virus” o “cáncer”, pero no estoy seguro de que expresen todas las connotaciones de estos individuos, ni mucho menos todo el asco que me producen.)

No hay comentarios: