lunes, 19 de diciembre de 2011

Espejear


Todo significado que se aleje de la acepción de esta palabra en castellano (‘relucir o resplandecer como un espejo’) y que se acerque a la traducción del verbo “mirror” /'mɪrə(r)/ (“reflejar”) es claramente un anglicismo superfluo perfectamente sustituible por dicha traducción.
Así, es correcto por ejemplo el uso que le da Álvaro Pombo en su novela “Una ventana al norte”, cuando escribe “Se sentía impulsada por un viento herético, un viento sur que brotaba dentro de sí misma y que la hacía reverdecer y espejear como un gran balandro viento en popa”, o el de Manuel Vicent en su novela “Balada de Caín”, cuando escribe “Después de muchos meses de travesía, en el horizonte comenzaron a espejear unas laderas saladas”. No es correcto sin embargo el uso que le da Jorge Carrión en su artículo “Como en las mejores familias”, publicado en ABC Cultural el 19 de junio de 2010, cuando escribe lo siguiente: “la primera escena del primer capítulo y la última del capítulo final se espejean”; se trata de un inconfundible calco del inglés “mirror each other”, lo cual nos hace sospechar sobre la autoría real de este escrito.

No hay comentarios: