lunes, 24 de octubre de 2011

Condicional de rumor


Término acuñado por D. Fernando Lázaro Carreter (quien lo consideraba una mala traducción del francés, lengua en la que es normativo el uso del condicional con valor conjetural —“conditionnel journalistique”—) en sus estupendos dardos en la palabra para referirse a la mala costumbre de algunos periodistas de utilizar el condicional para dar informaciones dudosas, no confirmadas ni avaladas por nadie y cuya veracidad no se garantiza.
Se trata de un uso del condicional innecesario en muchas ocasiones, poco elegante en casi todas y que resta credibilidad a la información, lo cual no ha impedido que la Academia haya terminado tolerándolo en su Nueva gramática de la lengua española, pues se utiliza cada vez con más frecuencia.
También Álex Grijelmo escribió sobre esta cuestión, poniendo como ejemplo el siguiente texto: «Iniesta “habría donado” a los damnificados por los incendios de Valencia los 300.000 euros de la prima por la Eurocopa». La construcción da claramente a entender que España no ganó ese campeonato y que el futbolista “habría donado” la prima (escueta si la comparamos con la que habrían conseguido en el Mundial de Brasil) si la hubiera conseguido. Tan no confirmada estaba la noticia que, en efecto, se demostró falsa.
El condicional tiene diversos usos en español como verbo principal. Entre otros:
• Como oración condicional propiamente dicha: «Si quisieras, lo “harías”». «Si lo hubiera sabido, “habría venido” antes».
• Como fórmula de cortesía: «¿Le “importaría” dejarme pasar?»
• En una narración, como futuro del pasado en sustitución de un pretérito simple: «Primero se licenció en Medicina y, años más tarde, se “doctoraría” en Psicología».
• Como expresión de probabilidad o duda referida al pasado (a menudo mediante un cálculo aproximado): «En la manifestación “habría” unas 200 personas», «“Serían” las ocho de la mañana cuando avisaron a Secundina», «para entonces ya “habría dimitido” Anastasio».
En este último caso, sin embargo, con frecuencia no estamos en puridad ante un hecho dudoso, sino ante un sucedido que se tiene por cierto aunque se le añadan algunas dudas: la manifestación existió, a Secundina la avisaron temprano y Anastasio se fue en algún momento. Lo que no nos atrevemos a asegurar con esas oraciones es ni cuántos manifestantes asistieron, ni cuándo se avisó a Secundina ni en qué instante dimitió Anastasio.
Así pues, ese uso concreto del potencial no cuenta tanto un hecho dudoso como lo dudoso que hay en un hecho. A partir de ahí, algunos periodistas han estirado la licencia y arrojan la duda sobre la acción sustancial que se cuenta, no sobre las accesorias. Y leemos informaciones como «Marcelo Bielsa “habría renunciado” a su cargo en el Athletic» (respetando la gramática, se deduce que el hecho principal no sucedió, es decir, que el entrenador no dimitió, que habría dimitido si hubiera podido, o si hubiera tenido motivos) o «El ladrón del códice “habría podido” blanquear el robo» (en este caso ya no sabemos si se trata de una duda o de una posibilidad que no se realizó).
Muchos redactores y editores han venido desechando en las noticias distintas fórmulas (evidenciales citativos) admitidas por la gramática pero rechazadas por el rigor: “al parecer”, “tal vez”, “quizás”, “probablemente”, “todo apunta que”, “puede que”, “podría”, “se conoce que”, “se supone que”, “se comenta que”… Sin embargo, este ambiguo uso del condicional en su forma simple y en su forma compuesta se cuela con pringosa constancia, produciendo titulares confusos como «Helmut Kohl “habría celebrado” su treinta aniversario con un gran derroche de dinero», ante el cual uno se pregunta si la fiesta llegó a celebrarse o no o frases absurdas como «recibió un trasplante en 2004, pero su cuerpo “lo rechazaría” en 2011, por lo que necesitó nuevas sesiones».
Según algunos manuales, la solución podría estar en olvidarse de la conjetura y centrarse en los hechos, puesto que las noticias no verificadas no son noticia, o al menos no deberían serlo. Por ejemplo, si la policía sospecha que el asesino es Fulano, el periodista debería escribir que «la policía sospecha que el asesino es Fulano» (lo cual no convierte a Fulano en asesino), en vez de barruntar que «el asesino “habría sido” Fulano», y así evitar pasar de un hecho cierto (la policía sospecha) a uno inseguro (Fulano habría sido).

No hay comentarios: