viernes, 9 de septiembre de 2011

Googlear / guglear / googelear / googlizar / guguelear


Neologismo cada vez más frecuente entre los usuarios de Internet que utilizan el buscador Google®, algunos de los cuales han perdido tanta capacidad cerebral que son incapaces de decir “buscar en Internet”, “buscar en la red” o “buscar en Google”. Como muestra de cómo el ser humano está involucionando, tenemos el hecho de que la Sociedad Americana de Dialectos eligió el verbo “to google” (/'ɡu:ɡəl/) como el verbo más útil de 2002 (¡y de eso hace ya nueve años! ¡Con lo rápido que avanza todo hoy en día, seguro que la palabra más útil del 2012 será el gruñido!)
Puesto que “gúgol” (en inglés “googol”), que equivale a un uno seguido de cien ceros, es el origen del nombre de Google, quizás la mejor adaptación al castellano de este espanto sería “gugolear”. Sea como sea, es evidente la dificultad que entraña la conjugación de semejante verbo, como podemos constatar en la columna de Carmen Posadas El beso más largo de la historia, en la que ésta se hace un lío con la tilde del imperativo y termina cambiándolo de sitio (“googleénla”).
Según explica Carlos G. Abajo en un interesantísimo artículo sobre las “marcas que mueren de éxito”, publicado en Cinco Días el 18 de julio de 2006, fue Enrique Dans en ese mismo periódico el pionero en el uso de este término en un diario en castellano.

No hay comentarios: