viernes, 17 de junio de 2011

Discrédito


La influencia del Imperio en nuestro día a día es enorme, y ello conlleva un gran peligro de deformación de nuestra lengua para adaptarla a la ortografía y morfología del inglés. De este modo, cada día es más común encontrarse con variaciones como este caso, en el que se pierde la e del castellano “descrédito” para sustituirla por la i del inglés “discredit” (/dɪs'kredɪt/); en este caso no se trata de un falso amigo, pero corremos el riesgo de que el virus se propague y contagie a “desacreditar”, convirtiéndola en “discreditar”, y más adelante a muchas palabras más (“immediatamente” en vez de “inmediatamente”, “govierno” en vez de “gobierno”, etc.)

No hay comentarios: