miércoles, 23 de marzo de 2011

Doméstico



En inglés el vocablo “domestic” (/də'mestɪk/), además de significar lo mismo que “doméstico” en castellano, tiene el significado de “nacional”, es decir, de lo que pertenece a la vida interior de una nación y, por paronimia con nuestro adjetivo, frecuentemente se oye hablar de “vuelos domésticos” (en vez de “interiores”), “jurisdicción doméstica” (en vez de “intestina”), o incluso de “asuntos domésticos”, “economía doméstica” y “producción doméstica” (en lugar de “nacional”, “interna”, etc.), pero se trata de un uso incorrecto, ya que “doméstico” no puede usarse en español como sinónimo de “nacional”, “interno” o “propio de un país”. En castellano, la palabra “doméstico” deriva del latín “domus” (“casa”); así, aplicada a tareas o quehaceres, se refiere a ‘la casa o que tiene relación con ella’ (asuntos domésticos, rencillas domésticas), y en otras acepciones es ‘que se cría en la compañía del hombre o que con el trato de la gente se hace manso o apacible, a diferencia de lo que se cría en el campo’ y, en el ámbito deportivo, ‘el ciclista que ayuda al corredor principal del equipo durante la carrera’. Así, al hablar de cosas de la casa puede decirse también “hogareño” y “casero”; al referirnos a animales, “amaestrado”, “manso” y “domado” y, si usamos “doméstico” como sustantivo, podemos simultanearlo con “sirviente” y “criado”.
Como bien dijo D. Fernando Lázaro Carreter, «¿por qué enfadarnos por la situación de Gibraltar cuando tan dócilmente cedemos trozos de soberanía en nuestra lengua?»

No hay comentarios: