lunes, 20 de diciembre de 2010

Blíster


A cuenta de este palabro tuve mis más y mis menos con un jefecillo de unos conocidos y omnipresentes grandes almacenes de este país antes conocido como “España”. El muy cazurro, tras venderme una cámara de fotos digital y una tarjeta de memoria para utilizar con ésta (perdón, con la misma) pero de un formato no compatible con aquélla, porfiaba en su negativa a cambiarla por otra adecuada o a devolverme el importe de la compra, ya que «el “blíster” estaba deteriorado y no iba a poder revenderla». En ese momento, el único significado de “blíster” que me venía a la cabeza era “ampolla”, y como el cateto ya me estaba levantando unas cuantas, decidí abreviar los trámites y pedir una hoja de reclamaciones, momento a partir del cual todo fue como la seda (ya puestos, terminé devolviendo también la cámara y realizando la compra en otro establecimiento). Más adelante, ya en frío, caí en la cuenta de que en inglés también existe el término “blister pack” /'blɪstə(r)pæk/ (“envase tipo burbuja” o, tal como lo define el DRAE, ‘envase consistente en una lámina sobre la que va pegada una cubierta de plástico transparente con cavidades en las que se alojan los distintos artículos’). Como de costumbre, recortamos las expresiones de las que nos apropiamos, con lo que cuando las soltamos en los países anglosajones es difícil hacernos entender (allí, “blister” si no va seguido de “pack” es, simplemente, “ampolla”).
También he encontrado la versión “blistter”, si bien es cierto que se trataba de una frase que también incluía “camviartelo” y terminaba con “¡¡¡”.

No hay comentarios: