jueves, 11 de noviembre de 2010

Expresa, olla



Si ya es estúpido decir “olla exprés” en vez de “olla de presión” u “olla rápida” (los acólitos de Bill Gates encargados del Guorz me recomiendan que cambie “exprés” por “Express”, con e mayúscula, pero no me da la gana: “exprés”, escrito con tilde y terminado en una sola s, es la adaptación gráfica en español de de la voz inglesa express /ɪk'spres/, “rápido”, “urgente”), no digamos “olla expresa”.
Lo mismo opino de quienes creen que “tren expreso” es un tren “rápido”, cuando no se trata de eso exactamente, sino de un tren de pasajeros que circula de noche y se detiene solo en las estaciones principales del trayecto. En metros como el de Nueva York sí que se diferencia entre trenes “local” (que paran en todas las estaciones y trenes “express” o “directos” (que solo pasan por las más importantes, saltándose el resto), lo cual ha dado pie a los zotes del espanglish a inventarse otra acepción del verbo “expresar” para rebuznar despropósitos como «este tren se “expresa” hasta la 42 y luego hasta la 59».
Casos parecidos serían los de “cafetera exprés”, “divorcio exprés”, “servicio de correos exprés”, “despido exprés” o “secuestro exprés”.
Del mismo modo, el pago de una multa, factura, etc. con descuento en un plazo determinado debe denominarse “pronto pago” mejor que “pago exprés”.

2 comentarios:

"S" de Santi dijo...

NO ME HABLES DE "EXPRESS" NO ME HABLES DE "EXPRESS", QUE SALTO.
A MI ME REPATEA ESCUCHAR OLLA EXPRESS, CON LO CHULO QUE ES OLLA A PRESIÓN.
PAÍS...

El último que apague la luz dijo...

Ojito con ese "a" de "a presión", que suele ser un galicismo...