martes, 11 de mayo de 2010

Endosar


Según tengo entendido, el periodista José María Carrascal ha trabajado muchos años como corresponsal en EE.UU. Sin embargo, parece ser que esta experiencia no le ha servido para dominar dicha lengua y tampoco la traducción entre ésta y el castellano, aunque sí para unirse al equipo de los inventores de palabras innecesarias. En su artículo “Ted Kennedy: El último de la dinastía.”, además de meter con calzador pastiches como «senior senador por Massachussets (sic)» (o se deja en inglés –senior senator– o se traducen ambas palabras, lo que implica cambiar su orden: senador más veterano o de más edad) o «regresó a pie al lugar donde seguía la party», traduce por las bravas el verbo “endorse” (“abogar por”, “promocionar”, “respaldar”, “apoyar”) por “endosar” (ceder a favor de alguien una letra de cambio u otro documento de crédito expedido a la orden, haciéndolo así constar al respaldo o dorso; trasladar a alguien una carga, trabajo o cosa no apetecible) –que, a propósito, es un calco del francés “endosser”– en la frase «Barack Obama se vio confirmado como candidato demócrata el día que los Kennedy le endosaron» (no se sabe si lo “respaldaron” o se lo “endilgaron”). Queda por dilucidar si el artículo era suyo o un simple plagio de algún otro periodista.
Algo parecido escribe Anna Grau en su artículo “Hillary adelanta a Obama”: «a la reina negra de la televisión americana le faltó tiempo en su día para «endorsar» –como dicen aquí– la candidatura de Obama frente a la de Hillary.
Lo mismo cabe decir del sustantivo “endoso”, que no debe usarse en lugar de “apoyo” o “respaldo”; el inglés “endorsement” /ɪn'dɔ:smənt/ (“aval”, “aprobación”, “promoción”) puede traducirse también como “endoso”, pero sólo en el sentido de “ceder a otra persona los derechos de cobro un cheque que fue expedido a nuestro hombre”.

No hay comentarios: