jueves, 15 de abril de 2010

Cookie (/'kʊkɪ/)



Originariamente significa “galleta” o “pasta” (también existe la curiosa expresión “that’s the way the cookie crumbles”: “así es la vida”), pero el vocablo también se utiliza en el campo de (perdón, a nivel de) la informática para referirse a los pequeños fragmentos de información (de ahí lo de “cookie”) que el navegador de internet almacena en el disco duro, a petición de su servidor, cuando visitamos una página; suelen contener datos meramente estadísticos que mejoran la navegación por internet al hacerla más rápida y permitir que las páginas que visitamos con frecuencia nos reconozcan al entrar, aunque en algunas ocasiones, con fines maliciosos, recopilan más información de la necesaria. Como alternativas para el mismo concepto, tenemos la traducción literal “galleta” (que no tiene mucho sentido) o términos más recomendables como “huella”, “informador” o “chivato”.

No hay comentarios: