viernes, 29 de enero de 2010

Copyright (/'kɒpɪraɪt/)


El DRAE recoge esta voz inglesa que significa ‘derecho de explotación y reproducción de una obra intelectual, artística o científica’, pero nos dirige a la entrada “derecho(s) de autor” (‘el/los que la ley reconoce al autor de una obra intelectual o artística para autorizar su reproducción y participar en los beneficios que esta genere’), que sería, junto con “derecho(s) de edición”, “propiedad intelectual”, “derechos de reproducción” o “propiedad literaria”, la expresión que en buena lógica deberíamos utilizar. Como convención internacional se usa la palabra inglesa, o su símbolo ©, en la contraportada de los libros, precediendo al nombre del titular de los derechos.
Como alternativa, altamente urticante para los vampiros de la SGAE y sus acólitos, tenemos el término “copyleft”, aunque no está aceptado ni en castellano ni en inglés, referido a la ‘licencia que permite al usuario utilizar, modificar y redistribuir un trabajo siempre que se mantengan las mismas condiciones de utilización y difusión’. Con esta práctica, el autor permite la libre distribución de copias y versiones modificadas de cualquier tipo de obra o trabajo creativo regido por el derecho de autor, exigiendo que dichos derechos sean preservados en las versiones modificadas.

No hay comentarios: