lunes, 5 de octubre de 2009

Burnout (/bɜ:(r)naʊt/)


Curiosamente, del verbo “to burn out” (“apagarse”, “extinguirse”), aparece una expresión totalmente antónima (“to be burnt out” = estar ‘quemado’), que da nombre al síndrome de “burn-out” o del trabajador quemado, un tipo de tensión (perdón, estrés) prolongada motivada por la sensación de estar realizando esfuerzos sin recompensa alguna, sobre todo en el caso de trabajos sociales o altruistas que supongan el trato con personas e incluso la implicación emocional con éstas (personal sanitario y docente, cuerpos de seguridad, etc., con más incidencia entre el sexo femenino –perdón, género– que entre el masculino), provocando un “desgaste” o “pérdida de la empatía” (estupendos sustitutos castellanos para “burnout”, sobre todo para aquellos que lo pronuncian “burnáu” o lo escriben “bur-nout” o “Born Out”).

No hay comentarios: