jueves, 15 de octubre de 2009

Bizarro


Otro “falso amigo”. Es increíble cómo nuestra idolatría hacia el imperio, sus gustos, sus costumbres y su habla, hace que palabras que ya en su día adoptamos de otra lengua cobren un significado totalmente diferente sólo por influencia del inglés. En este caso, el vocablo “bizarro” proviene del italiano “bizzarro” (“iracundo”, “colérico”) y significa “aguerrido”, “bravo”, “corajudo”, “valiente”, “arrojado”, “gallardo”, “esforzado”, “generoso”, “lucido”, “airoso”, “espléndido”. Sin embargo, en inglés “bizarre” (/bɪ'zɑ:(r)/) quiere decir “extraño”, “curioso”, “estrambótico”, “rarísimo”, “insólito”, “extravagante”, “chocante”, “anormal”, “atípico”, “excéntrico” o “estrafalario” (probablemente derivado del francés) y “que raya la estupidez” (lo cual viene muy al caso), con lo que es ese el uso que se le supone al término hoy en día. Del mismo modo, “bizarría” (“gallardía”, “valor”, “generosidad”, “lucimiento”, “esplendor”) ha cambiado su significado por el de “rareza” o “extravagancia”. Así nos va. Además, es una pena desvirtuar tan bella palabra, que evoca novelas de caballeros y tiempos de capa y espada.

No hay comentarios: