jueves, 10 de septiembre de 2009

Cool /ku:l/



Poco a poco, con pronunciaciones a cuál más ridícula y forzada, y utilizándolo cada uno según le viene en gana, se va abriendo paso en nuestra lengua esta expresión del jazz, a modo de muletilla que pocos comprenden, pero que vale lo mismo para un roto que para un descosido. Sus significados clásicos son “fresco”, “descarado”, “caradura”, “sereno”, “imperturbable”, “tranquilo” o “frío”, aunque hoy en día se usa más para referirse a estar “en la onda” o ser “guay”, “enrollado”, “a la moda”, “moderno”, “elegante” o “chévere”. De ahí las expresiones “coolhunting” y “coolhunter” (“cazatendencias”, “buscatendencias”, “cazador o rastreador de tendencias”), que se dedican a hacer predicciones sobre cambios o surgimientos referentes al consumismo y a la moda, ayudando a las empresas a prepararse para aprovechar las tendencias sociales (lo cual refuerza una de mis teorías en relación con el espanglish: que su pujanza está relacionada con la estupidez y la superficialidad). Para aquellos a los que ser “cool” les parece poco, también ha aparecido el término “übercool”, mezclando el alemán con el inglés, así como el superlativo mostrenco “culísimo”.

No hay comentarios: