jueves, 2 de abril de 2009

Balancear



Por supuesto, esta palabra existe en castellano y no se puede hacer ninguna objeción a su uso... siempre que sea el auténtico (“mecer”, “columpiar”, “contonear”, “bambolear”, “acunar”, “abanicar”, “oscilar”, “fluctuar”, “ondear”, “menear”, “agitar”, “vacilar”, “mover”, “titubear”, “dudar”); el problema viene cuando nos olvidamos de que en español tenemos la palabra “equilibrar” y, por ejemplo, calificamos a alguien o a algo de “balanceado” (Eurosport, 1 de enero de 2008, refiriéndose al ataque del equipo de baloncesto Denver Nuggets: de “balanced” /'bælənst/, “equilibrado”) o “desbalanceado” (Progreso Semanal, septiembre de 2008: de “unbalanced” /ʌn'bælənst/, “desequilibrado” o “trastornado”), o si hablamos de “balancear nuestra dieta” (XL Semanal, marzo de 2007: del verbo inglés “to balance” /'bæləns/, “equilibrar”, “comparar”, “sopesar”, “compensar”, “hacer balance”, “mantener el equilibrio”) o de realizar un tiro “fuera de balance” (Yahoo Deportes, 6 de diciembre de 2009, del término “off balance”, “sin equilibrio”, “perdiendo el equilibrio”)

No hay comentarios: